viernes, 7 de octubre de 2011

Opinión: Rock of Ages


Con Rock of Ages nos encontramos ante un juego ligero, que no da la sensación de que haya salido a la venta hace menos de un mes sino hace años. Esto lo parece tanto por su corta duración como por ese estilo y estética que tiene, que recuerda a los dibujos de Terry Gilliam de los Monty Python, a pesar de estar desarrollado con la tecnología del Unreal 3. El juego se basa en una curiosa idea poco desarrollada, ya que se convierte en algo monótno bastante pronto. La premisa es llevar una bola de piedra a través de una larga rampa barriendo todo lo que encontremos a nuestro paso, para acabar estrellándola contra la fortaleza rival destruyéndola a modo de ariete y una vez dentro chafar al personaje histórico de turno. Y es que la trama va avanzando por el tiempo y el espacio a lo largo de Europa, mientras se hace un repaso a la historia del arte. Hay sitio para personajes como: Agamenón, Leonidas, Vlad Tepes, Carlomagno, Giovanni de Medici, Leonardo da Vinci, Luis XIV, María Antonieta, Richelieu, Carlos III o Napoleón.

Por el trailer de promoción Rock of Ages parecía un juego de estrategia donde teníamos como arma la roca, pero a la hora de la verdad la cosa no es más que una carrera con la piedra redonda, ya que el enemigo a la vez también intenta destruir nuestras defensas. Con tres bolas tendremos suficiente para ganar, siempre que no se nos caiga o nos las destruyan por el camino. Mientras esperamos a que se fabrique la siguiente roca podremos ir mejorando nuestras defensas. Esto desarrollo nos llevará a que cada misión no dura más de 7 minutos, con un escaso aumento del nivel de la dificultad, ya que casi todo nos lo podemos pasar a la primera. Para salir de la rutina entre misiones, se intercalan algunas pantallas de malos finales en que hay que atacar directamente a obras de arte que han cobrado vida, como el David de Miguel Ángel.

Decir que lo mejor del juego son las animaciones entre pantallas no lo deja en muy buen sitio. Ya se nos avisa al iniciar la partida del humor crudo y los dibujos animados violentos que contiene. Así y todo, al menos aporta aire nuevo y un estilo de jugabilidad diferente, que últimamente todo son repeticiones y mejoras de la misma mierda. Tal vez alguien coja la idea en un futuro y haga una buena segunda parte.
Aquí va uno de los anuncios:





1 comentario:

Miquel dijo...

como mínimo es curioso ¡