miércoles, 31 de octubre de 2007

Amsterdam - Capítulo VI

Día 6 – El viaje se acaba, go home. Post de relleno, ya que solo dio tiempo al último desayuno, ir a la estación y coger el tren hacia el aeropuerto. Amsterdam, que gran ciudad, que grandes gentes, que limpias aguas (al menos no olían mal). Cuantas cosas nuevas descubrimos en este viaje:

  • Las bicicletas suelen ser de paseo o en su defecto de carreras, muy rancias en su mayoría. Se ven pocas o nulas mountain bikes. La gente se fía y las deja en la calle sin cadena. Y otro gran detalle, no tienen frenos!
  • Los sex-shops si se pueden ubicar entre una carnicería y una tienda de alimentación mucho mejor, donde va a parar.
  • Los holandeses no gastan de garrafas de agua, como mucho de botellas de litro y medio (y a que precio). Mejor beber del grifo.
  • No hay casi containers de basura en todo el centro, así que la cosa es apilar quilos de mierda por doquier.
  • Las fachadas de las casas necesitan una seria remodelación, algún día habrá un serio disgusto y se vendrá abajo medio Amsterdam. Pocas son las que se mantienen rectas, tanto de lado como hacia adelante.
  • No se usa mucho la grúa, les mola más meter cepos y a joderse.
  • Todos los torreones con campanario son iguales: Torre de la moneda, Torre de Montelbaans, Iglesia del oeste, Iglesia del sur, Iglesia antigua... Solo varía el color de la pintura de la fachada y del reloj, diferentes combinaciones entre blanco, negro y rojo. Así cualquiera se confunde.
  • Todos los caminos llevan al Dam.
  • ...

Schiphol Airport


La vuelta fue mejor que la ida, no nos perdieron ninguna maleta. Por último recalcar una parida más que me hizo gracia en el aeropuerto de Schiphol. De camino por uno de los túneles que te lleva a embarcar había una zona muy extraña, que tenía una puerta que por ninguno de los dos lados iba a ningún sitio. Quiero decir que podías ver los dos lados a la vez aun estando cerrada. Y además también había un reloj sin agujas y no es que estuviera roto o que se las hubieran llevado, sino que era así ya que tenía el cristal intacto.

Con esto acabo los capítulos dedicados a Amsterdam. Algunos lectores ya estarán ansiando ver otro tipo de posts. Tienen razón, ya que me ha pillado comenzar el blog con este viaje y hasta ahora parece un poco monotemática la cosa, pero os prometo que cambiará.
Hasta el próximo posteo locos:

Amsterdam - Capítulo I
Amsterdam - Capítulo II
Amsterdam - Capítulo III
Amsterdam - Capítulo IV

Amsterdam - Capítulo V


Sala de l'esperit del temps


Mega hit photo compilation sobradas vol.V:

Montañas de mierda


Fachada inclinada


Cepo


Atardecer con Torre de Montalbaans al fondo


Típica tienda de diamantes con molinito


Feria en la plaza del Dam

3 comentarios:

Kenuxo dijo...

Existe la grua, pero para bicicletas... Un tio con una radial corta la cadena y a la montaña de bicis tras el camion! Increible...

Habia montañas de mierda, pero el camion pasaba una vez a la mañana y otra a la noche (aunque a veces se olvidaba de pasar!)

Lo mejor, la sala del esperit del temps!!!!!

Mari- Draculayeyea dijo...

ese mamarrachillo-brucero!

Me encantan tus fotos y sus pies de foto, muy explicitos.... como el de " Montaña de mierda" por si no habia quedado claro, son muy aclaradores.. ejejjeje


Nada no me lo tengas en cuenta... es pura envidia... en vuestra proxima huida no me escaqueo, si es aun acceptais Getronianos ( o tecnoconianos) de genero femenino!

un beso!

Charlie dijo...

Voy a acabar odiando Amsterdam!