viernes, 19 de octubre de 2007

Amsterdam - Capítulo II

Día 2 – Pues se duerme bien en Amsterdam eh! Más calentito de lo que esperaba y eso que iba con manga y pantalones cortos jeje. Después de la ducha matutina y de cambiarnos, bajamos al comedor del hotel a degustar el sabroso desayuno holandés que nos ofrecían: zumo de naranja, pan de molde con mantequilla y mermelada, queso, jamón dulce, té o café y huevo duro. Desayuno potente y compacto para aguantar de sobras hasta la hora de comer, yo nunca suelo desayunar tanta mierda junta. Bueno, bueno, bueno, pasemos a describir la city en todo su esplendor y a dejarnos de menudeces.

Volvimos a ver más o menos los mismos sitios que la noche anterior pero ahora a plena luz del Sol. Por cierto, hizo mejor tiempo del que esperaba, aunque se nota más la diferencia de temperatura entre el día y la noche que en Barcelona. También pudimos comprobar que el ambiente de día es muy distinto al de la noche, cambiamos de puteros y sinvergüenzas a turistas de souvenirs de bolsillo corto. Estos se pueden ver sobretodo en la calle Damrak, pasaje lleno de tiendas de regalos. Los holandeses deben vivir de ellas, ya que 3 de cada 4 locales son de esto y teniendo en cuenta que el 25% que nos queda se lo reparten entre sex shops, show girls y cabinas de señoritas que fuman y te llaman de tú, la cifra que queda para cosas decentes no es muy esperanzadora que digamos.


Calle Damrak


Siguiendo esta calle se va a parar al Dam, plaza y centro neurálgico de esta pequeña gran urbe. En ella tenemos el palacio del Dam, antiguo ayuntamiento, hoy bastante dejadete y el Monumento Nacional, homenaje a los caídos en la Segunda Guerra Mundial. Pillamos la plaza en plena feria y llena de atracciones, que no nos dejaban apreciar todo su encanto.


Palacio del Dam


Monumento Nacional


Para comer nos decantamos por uno de los múltiples argentinos que hay, los cuales te sirven un plato combinado que hay que reconocer que está muy bien, pero te sablean la cartera de mala manera con la estrategia fría y vil de cobrar 5,5 euros por una botella de litro de agua. La sobremesa la pasamos en un coffeshop, donde pudimos descubrir como es el interior de estos locales. Es curioso que vendan marihuana libremente pero en cambio no sirvan nada de alcohol, sino zumos, refrescos y puto té.

El resto de la tarde la pasamos en el hotel descansando las piernas y la mente, ya que con la tontería nos pateábamos 15 o 20 kilómetros de media cada día por las deliciosas calles amsterdamesas. Bueno, podríamos decir ya que gran parte del resto de días lo pasamos andando y andando, esa fue la rutina de cada día, así que eso que me ahorraré de explicar en post venideros. Os dejo con una recopilación de fotos que no he sabido donde encajarlas en esta descripción.


Mega hit photo compilation sobradas vol.I:

"Lindo canal por el que navega mi barca"


Borrachos no de a pie, sino de a bici-bar


Uno de los carros que puede usted observar por las calles de Amsterdam


Casas flotantes


De Waag


Barrio Rojo

3 comentarios:

Niceman dijo...

Charlie Babbitt, Amsterdam es muy bonito.
Yo estaba allí.

Kenuxo dijo...

Es bonito si... pero el agua la venden como si fuera oro! Tienen un sistema de filtrado y depuracion que incluso es mejor el agua del grifo que la embotellada! Y tu no pasaste de putero a turista de bolsillo corto... tu eres putero de dia y de noche!!!

Por cierto... que coño pinta ese coche de la maricastaña????

PD: Que tal con Jessica, la elfa que os ocultaba de orcos y huruks???

Niceman dijo...

Señor Kenuxo no cite usted información confidencial que luego viene Pamela y cuenta otras cosas Xd

Otra cosa us urk-hai que lo busqué en internet xdd

mañana la primera parte de la review en mi blog, http://bocatadearroz.wordpress.com/

Soy peor que el SPAM