domingo, 9 de noviembre de 2008

Sustancias que segrega el cuerpo humano (I)

Por si no había tenido bastante, mamarracho se vuelve a atrever a hacer clasificaciones sobre el cuerpo humano, el cual da más de sí de lo que parece el muy perro. Esta vez la ha tomado con diferentes sustancias que crecen en él, unas más agradables que otras. Y pensando y pensando le han surgido tantas que ha tenido que dividir esto en dos partes, la segunda de ellas saldrá cuando le plazca. Vamos al tema, agrupando todas las que surgen de la cabeza:

  • Mucosidad: quién diga que nunca se ha comido una ración de buenos mocos verdes miente como un bellaco. Según el médico austriaco Friedrich Bischinger meterse el dedo en la nariz es sano y comerse los mocos saludable, que con ello se refuerza el sistema inmunológico. Los mocos suelen salir cuando uno está resfriado y se distinguen entre duros y blandos (líquidos), además de haberlos de infinidad de tonalidades (sobre este tema no podría dedicar otra entrada sino un blog entero). Las velas que cuelgan a 20 centímetros de la nariz después de estornudar son entrañables.
  • Cera: es una sustancia pegajosa que se acumula en el oído como protección contra algunas bacterias. Si juntas mucho cerumen te puedes quedar más sordo que una tapia. En estos casos es recomendable su ingesta una vez el otorrinolaringólogo te extraiga el tapón de cera con un aspirador industrial. Recuerda que los bastoncillos de los oídos son tus amigos y una curiosidad: la cera húmeda es fluorescente ante luz ultravioleta.
  • Lágrimas: surgen al llorar, esa cosa que los chicos no hacen nunca. Limpian y rubrican el ojo, no del que solo tenemos uno sino los otros dos, no vaya a ser que algún depravado la vaya a comercializar como tal. Y es que “Una lágrima cayó en la arena, ay en la arena cayó tu lágrima. Una lágrima cayó en la arena, la que quisiera, quisiera encontraaaaaaaar”.
  • Legañas: ¿Eh que lagañas suena mejor? Son unas mucosas de los ojos, mezcla de lágrimas y polvo. Los mininos son unos expertos en acumular cantidades siderales de esta rica sustancia. Lávate los ojos cada día si no quieres que no se te vuelvan a abrir en la vida.
  • Caspa: hay platós de televisión llena de ella. Son esos copitos que se suelen quedar en la hombrera de la americana de todo hombre de negocios. En verdad son costras de piel que se forman en el cabello, dando un toque de distinción al que las porte. Queda muy decorativo el contraste de un poco de caspa sobre cabello moreno.
  • Saliva: aka babas. Una persona segrega la friolera de 38.000 litros de saliva a lo largo de su vida. Y todo para ayudar a la digestión. Cuando se acumula en las comisuras de los labios se llama sabo y en ocasiones van acompañadas de mocos, formando lo que se conoce como pollo. Incluso existen campeonatos mundiales de escupitajos.

7 comentarios:

Antamack dijo...

Aquí faltan todas las secrecciones peniles (de la polla vamos)

Kenuxo dijo...

Como dice el amigo anta, aun faltan sustancias... como te dejas eso? la leche materna, la leche paterna, la sangre, la mierda de las uñas, la mieda (a secas)... Hay que paliar este problema

Jorge dijo...

Madre mia, que post mas... gráfico.

El caso es que me ha dado algo de fatiga... lo siento jejejeje

Faltan muchas secreciones, no??

Haz la segunda parte, anda :P

Saludos!!

Robert dijo...

joder con las secreciones primera parte es light.....

pues la segunada ya directamente a las de los exos masculinos y femeninos

k post mas escatologico..jejeejejejeje
es lo k hay no?

mamarracho dijo...

Que impacientes sois jajaja. Ya digo que otras secreciones vendrán en próximas entregas. Queréis semen? Tendréis semen XD.

Miman dijo...

Ah y no te olvides tampoco del squirting jejeje

Saludos.

Vega dijo...

y el sudor? o tu no sudas?

salu2