domingo, 3 de julio de 2011

Bodie

Bodie es uno de esos pequeños lugares con encanto por el que merece la pena salirse un poco de la ruta para ir a visitarlo. Seguramente no es de lo más conocido ni lo primero que iría a ver alguien que viaja a California, pero no por ello deja de ser interesante. Bodie era el típico pueblo minero del oeste, de los que tantos hemos visto en películas. Fue creado por la fiebre del oro y estuvo activo desde 1859 hasta 1942, por lo que hoy en día es un pueblo fantasma. Algunos edificios están bien conservados, pero la mayoría se caen a cachos. Entre ellos hay todo típico local de estos pueblos: salones y bares, graneros, establo, iglesia, escuela, peluquería, drugstore, oficina de telégrafo, casa del Ranger, mina, funeraria, cementerio... Todo el conjunto es considerado distrito histórico y se encuentra en el condado de Mono. Para acceder a él hay que desviarse en la U.S. Route 395 (carretera paralela a Sierra Nevada por el interior) donde intersecciona con la California State Route 270, que es la que acaba llevando hasta Bodie por un camino de 13 millas, de las cuales las 3 últimas son por pista de tierra. El precio de la visita son 7$ y su horario es de 9 hasta las 15 en invierno y las 18 en verano, la hora de cierre es estricta por la protección de las construcciones y objetos.


Casa


Carro


Coches


Main St


Restrooms


Objetos en el museo del pueblo


Funeraria


Schoolhouse


Mina de oro


Saloon


Interior de vivienda


Drugstore

1 comentario:

Miquel dijo...

esto si que me gustaría visitar ¡¡¡¡