jueves, 15 de mayo de 2008

La paz volátil (Conferencia sobre el pedo)


Me ha llegado por correo gracias a Misèria&Cia y la web libroantiguo.com, un libro que acaban de sacar y que es difícil de encontrar en una librería normal, ya que solo ha salido una edición limitada de 500 ejemplares. El libro no es otro que La paz volátil (Conferencia sobre el pedo), escrito por Enrique Cantos Logroño, un jubilado inspector jefe de la Policía Nacional de Alcoy.
Como por el nombre podréis intuir, el libro trata sobre pedos, mejor dicho, sobre “EL PEDO”. Lo mejor de todo es que han editado el libro con formato bibliófilo como si fuese algo serio estilo El Quijote, pero dentro alberga bajo muchísima retórica y suspicacia lo que uno espera: diversión y risas. Hasta ahora solo le he podido echar una ojeada, pero lo que he leído me ha encantado, con una redacción de gran calidad, genial.
Ya sabéis que me gusta hablar de este tema, no se sabe porque tabú para mucha gente. Y sin ir más lejos, tengo una sección llamada mierda en este blog, donde podría haber catalogado perfectamente esta entrada. Pues para los aficionados a este tipo de literatura, es lamentable ver solamente unas cuantas obras que parecen enquistadas en el mercado editorial español. La más famosa sin duda es Gracias y desgracias del ojo del culo, de Francisco de Quevedo, encontrada en ediciones corrientes y que en palabras del mismo Quevedo son buenas únicamente para limpiarse el culo.
Pues el libro que aquí nos atañe, explica en 200 páginas desde el origen del pedo, pasando por su definición y situaciones, hasta una clasificación por tipos, al estilo de la que yo hice un día en este blog, pero lógicamente mucho más ampliada. Incluso nombra a uno de la misma manera: “Pedo de fuego, un alivio que si es imprudente, o no se alza bien la nalga, abrasa y hay que levantarse para ver si sale humo por detrás". El libro además incluye al final un atlas fotográfico de gente supuestamente tirándose pedos.
Os dejo con el Poema al Pedo, también de Quevedo e inspirador de mi poesía fina:

Alguien me pregunto un día
¿Qué es un pedo?
y yo le conteste muy quedo:
el pedo es un pedo,
con cuerpo de aire y corazón de viento
el pedo es como un alma en pena
que a veces sopla, que a veces truena
es como el agua que se desliza
con mucha fuerza, con mucha prisa.

El pedo es como la nube que va volando
y por donde pasa va fumigando,
el pedo es vida, el pedo es muerte
y tiene algo que nos divierte;
el pedo gime, el pedo llora
el pedo es aire, el pedo es ruido
y a veces sale por un descuido
el pedo es fuerte, es imponente
pues se los tira toda la gente.

En este mundo un pedo es vida
porque hasta el Papa bien se lo tira
hay pedos cultos e ignorantes
los hay adultos, también infantes,
hay pedos gordos, hay pedos flacos,
según el diámetro de los tacos
hay pedos tristes, los hay risueños
según el gusto que tiene el dueño

Si un día algún pedo toca tu puerta
no se la cierres, déjala abierta
deja que sople, deja que gire
a ver si hay alguien que lo respire.

También los pedos son educados
pues se los tiran los licenciados,
el pedo tiene algo monstruoso
pues si lo aguantas te lleva al pozo
este poema se ha terminado
con tanto pedo que me he tirado.

1 comentario:

Vega dijo...

Aquí si que se puede decir con toda razon eso de.... "tiene la gracia en el culo".

Salu2